Home / Arte / Marihuana: El icono proscrito de la moda francesa

Marihuana: El icono proscrito de la moda francesa

Mostrar la hoja de cannabis en Francia se considera “incitación al consumo de estupefacientes” y es un delito que puede llevarle incluso a la cárcel. A pesar de ello, clientes, vendedores y diseñadores galos no están dispuestos a sacrificar este símbolo “fashion” tan representativo de la cultura urbana actual.

Lucir la imagen de la Gioconda, el Che Guevara o Los Ramones en una camiseta no significa que el maniquí sea amante del arte renacentista italiano, que defienda la revolución cubana o que conozca el título de las canciones del mítico grupo punk  neoyorquino (el cual ha vendido muchas más prendas de ropa con su estampa que discos durante su historia). Se tratan de iconos visuales tan potentes en sí mismos que, desde hace décadas, la moda no ha dudado en servirse de ellos para decorar todo tipo de vestimenta. Lo mismo sucede con la hoja de Marihuana. Esa “estrella verde” de siete puntas que trasmite, para el que lo porta, un mensaje implícito de libertad, de rebeldía, de modernidad e irreverencia más allá del “Yes, I Skunk”.

Sin embargo, en algunos países como Francia llevar una camiseta, una gorra, unos calcetines o incluso ropa interior con la imagen de una hoja de marihuana, puede costarle 5 años de prisión y una multa de hasta 75.000 euros por “provocación”. La ley 3421-4 del Código francés de Salud Pública recoge que “sea cual sea el soporte utilizado (ropa, joyas, libros, etc.), la publicidad, la incitación o la presentación favorable de productos clasificados como estupefacientes es considerado delito y será, por tanto, castigado”.

Las penas se agravan si la provocación (incluso si no causa ningún efecto) tiene lugar en un establecimiento de enseñanza, o en los locales de la administración, en sus alrededores o a la entrada y salida de alumnos o público en estos espacios. Un adolescente vestido con la hoja prohibida impresa en su sudadera dentro o en las inmediaciones de un instituto, podría enfrentarse a 7 años de prisión y 100.000 euros de multa. Sin embargo, el sentido común se impone sobre lo que dice la ley pues la tarea de controlar y reprimir esta moda es tan ingente que no existirían suficientes efectivos.

Por ello, la justicia francesa suele dedicarse más a perseguir a los vendedores que a los porteadores de este tipo de prendas. En 2013, de 56.700 condenas por “ayuda al uso de estupefacientes”, tan sólo 34 casos correspondían a un delito de “incitación”, según recoge el último informe del Observatorio francés de Drogas y Toxicomanía. De esos 34 casos, no se puede saber cuántos corresponden a infracciones relacionadas con el cannabis pues, desde 2010, las estadísticas nacionales no detallan el tipo de estupefaciente al que se vincula la interpelación.

En 2015, tres vendedores al por menor de Draguignan (ciudad del sur de Francia, en el departamento de Var, región de Provenza-Alpes-Costa Azul) vieron cómo el procurador ordenaba requisar 200 prendas estampadas con la planta proscrita. Sorprendidos, los dueños de la mercancía retirada se defendían explicando que desconocían el carácter ilícito de su actividad. “Respondemos a la demanda de productos que nos piden nuestros clientes”, añadían mientras enfatizaban el hecho de que sus proveedores sean nacionales y sus productos “hechos en Francia”. “Todo está en regla. Tengo mis facturas. No se trata de ropa importada de China” respondían atónitos los implicados frente a las cámaras de televisión. Productos hechos en Francia, y en otros muchos países, que responden a la demanda del público general, consumidor de cannabis o no.

La hoja de marihuana se ha vuelto un ícono de la moda streetwear y la cultura urban. Tanto así, que los más grandes diseñadores han trabajado con ella: Alexander Wang (ex director creativo de la emblemática casa francesa de moda Balenciaga) presentó su primera colección en solitario en la semana de la Moda de Nueva York en febrero de este año. Estampados, calados, en complementos… los diseños son un homenaje a la planta y a su imagen más representativa. Lo que en Estados Unidos es considerado alta costura, en el país galo puede llevar al diseñador, a la tienda y al comprador a la cárcel. Aunque casi nunca suceda. Como mucho una multa de 500 euros, como le ocurrió en diciembre de 2015 a un joven de Lons-Le-Saunier (provincia de Jura, región del Este de Francia), que lucía un gorro y un pendiente con la hoja proscrita.

A poner la planta bajo los focos (de la prensa en este caso) han contribuido activamente los dueños de “Tealer”, dos jóvenes parisinos que desde 2012 se han convertido en los “dealers de T-shirts” made in France. Jeff y Alex son los fundadores de este cubil de skaters. La impronta e imprenta del cannabis lo envuelve todo. Desde la distribución de las camisetas en “zip bags” (en un guiño claro al modus operandi  del mercado negro del cannabis), hasta los pequeños “goodies” (regalos de promoción) más propios de un growshop que de una tienda de ropa.

“Tratamos de hacer que la compra de nuestros productos suponga una experiencia única.  De hecho, el comprador siempre suele volver con varios amigos para mostrarles el lugar”, explican sus responsables. La “entrega de la mercancía” no se hace en la tienda, sino en el sótano del almacén de la marca al otro lado de la calle. Una rampa de skate, un sillón y el taller reciben al sorprendido cliente. El concepto, único en su especie, puso en alerta a la policía francesa que, a fuerza de encontrarse con las bolsas de “Tealer” por toda la capital, sospechaba de un tráfico camuflado. Se personaron en la tienda, inspeccionaron el local y se marcharon sin nada. Corría el año 2015 y la marca ya había alcanzado una notoriedad tal que ponerles una multa por “incitación” habría contribuido a acrecentar su fama.

Biga*Ranx, artista a la moda y de moda en Francia que fue cabeza de cartel de la última edición de Expogrow, fue uno de los primeros en comprender que esta marca acabaría conquistando las discotecas, las pasarelas y los photocalls del mundo. Y le dedicó íntegramente uno de sus videoclips: “Zip Bag”, lanzando a Tealer al estrellato. Ahora, su fama ha cruzado el charco y no es extraño ver a Wiz Khalifa, Rihanna o A$AP Ferg luciendo alguna de las camisetas Tealer.

l éxito ha sido tal en tan sólo 4 años, que la marca se ha lanzado a la producción musical creando su propio sello: Tealer Records. Actualmente, Tealer organiza mensualmente las denominadas “Kush Parties” del conocido Social Club de la capital francesa.

Por María Olalla yesweskunk.com

Sobre Redacción CULTURA CANNÁBICA

Portal informativo y activista sobre la cultura del cannabis por todo el mundo, dedicado a la liberación de la marihuana. Licencia de Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 2.5 de Creative Commons. redaccion{@}culturacannabica.es

También puedes ver

Descubre la ruta del Dinafem Team por los cultivos de cannabis de la costa oeste de EEUU: de Oregón a California

Cuando los agricultores expertos en cannabis utilizan la naturaleza salvaje como campo de cultivo los …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas