Home / Cultura / Cómo probaban los científicos la marihuana en los viejos tiempos

Cómo probaban los científicos la marihuana en los viejos tiempos

La historia de la marihuana y la farmacia, como dispensario de drogas, tiene una historia longeva. Desde aproximadamente el 1830 al 1930 las farmacias distribuían productos relacionados con el Cannabis y los artículos que publicaban las revistas científicas hablan sobre los efectos medicinales de la marihuana en los mismo términos de la actualidad. Se le reconocía su utilidad en la epilepsia, el sueño, la digestión o el dolor.  También están documentadas las sobredosis y la ausencia de mortalidad directa causadas por la sobredosis. Casi todo el mundo científico coincidida en que era una droga suave y que sus efectos de dependencia y tolerancia son aceptables.

El problema entonces (y en cierta medida también ahora) se debía a la inconsistencia entre lotes. Nunca dos lotes coincidían en efectos. Si quieres preparar un fármaco debes asegurarte que la cantidad es adecuada para una media suficiente de población, de esta manera te aseguras de que sea efectivo en la mayor parte de los casos. Como la mayor parte del cannabis venía desde la India el trasporte en barco resecaba la planta y sus propiedades nunca se conservaban como cuando se embarcó. Solo los farmacéuticos que cultivaban su propia marihuana (y no todos podían) podían estar más o menos seguros de lo que tenían entre manos.

En un artículo de 1908 “A Pharmacological Study of Cannabis Americana (Cannabis Sativa),” de Parke-Davis researchers E.M. Houghton and H.C. Hamilton (American Journal of Pharmacy), se describe de forma sistemática cómo era el procedimiento para evaluar la potencia de sus productos de cannabis. Sus sujetos de prueba eran perros.

Aunque os recomendamos que no lo hagáis en casa (más que nada porque a los animales domésticos se les quiere como si fueran de la familia y hacerles cosas así no viene muy al caso) los resultados de sus experimentos fueron curiosos. Trataron de averiguar cuáles eran los umbrales de la sobredosis y para ello dieron píldoras de cannabis después de que los animales pasaran 24 en ayunas. Se les dio .010 gramos por cada kilo que pesase el perro. Un perro de 11.4 kilos se llevaba una píldora de .114 gramos. Para una dosis fatal se les daba 7 gramos.

Como se puede esperar el primer perro al que se le hizo la prueba cayó desmayado casi al instante. Sin embargo, no murió. Permaneció noqueado aproximadamente un día y medio y después se levantó recuperado por completo (aunque con hambre, imaginamos). No se reportó ningún caso de sobredosis mortal con los perros, ni tampoco con algún otro animal, humanos incluidos. Los resultados siguen siendo consistentes a día de hoy.

Fuente: Marijane

Sobre Redacción CULTURA CANNÁBICA

Portal informativo y activista sobre la cultura del cannabis por todo el mundo, dedicado a la liberación de la marihuana. Licencia de Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 2.5 de Creative Commons. redaccion{@}culturacannabica.es

También puedes ver

¿Crees que conoces la Historia del Cannabis? Aquí está la razón por la qué fue prohibida

Los primeros usos de la marihuana medicinal han sido documentados hace casi un milenio, incluyendo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas