Home / Opinión / Tu Opinión: Dabbing, ¿es cosa del pasado?

Tu Opinión: Dabbing, ¿es cosa del pasado?

Allá por 2012, el dabbing – el arte de consumir extracciones de cannabis mediante su inhalación de un “clavo” o punta calentada – empezó a popularizarse entre los consumidores. Desde entonces, de algún modo ha dividido el mundo del cannabis debido a su potencia, los riesgos de producir extracciones, e incluso su estética. ¿Cuál es tu opinión sobre este tema?

Sensi Seeds ha escrito sobre el dabbing en varias publicaciones anteriores: la definición de dabbing, los pros y los contras del dabbing para el cannabis medicinal, e incluso sobre si las extracciones utilizadas para el dabbing deben considerarse drogas duras o blandas. Aunque mucha gente cree que el dabbing es un avance reciente, las extracciones utilizadas para ello han existido desde hace más de 40 años. Son los aparatos conocidos como “rigs de aceite”, o simplemente “rigs”, que se parecen a una pipa de agua con una combinación de soplete, los que suponen una innovación, junto con el hecho de que nunca tanta gente ha intentado hacer sus propias extracciones. Tanto los peligros inherentes a este proceso como la potencia excepcional del producto final han dado al dabbing cierta mala fama en varios sectores, aunque el último punto – la potencia y la pureza – ha conseguido algo de apoyo de los usuarios medicinales y recreativos que buscan un efecto más rápido y efectivo. Como con tantas cosas en el ámbito del cannabis, hay división de opiniones acerca de este método, incluso entre toda la gente que está de acuerdo en que ¡el cannabis es fantástico! En este artículo, echamos un vistazo a algunas de vuestras opiniones sobre el dabbing.

Nuestra pregunta de la encuesta en Facebook
Nuestra pregunta de la encuesta en Facebook

Opiniones de la página de Facebook de Sensi Seeds

El 7 de octubre, preguntamos a nuestros seguidores en Facebook si creían que el dabbing era cosa del pasado. Para cuando se redactaba este artículo, 67 personas habían respondido a esta pregunta. De las respuestas que tomaban partido de manera firme por una respuesta o la otra, la cosa (quizás sorprendentemente) estuvo muy reñida: 19 personas dijeron que sí, que el dabbing era cosa del pasado – o por lo menos, para ellos personalmente – y 21 dijeron que no, que sin duda el dabbing era una cosa del presente y del futuro. El resto oscilaba entre indecisos e incondicionales – mucha gente dijo que les gustaban los dos métodos.

El usuario de Facebook Jackson Evans dijo lo siguiente:

“Los dabs me parecen más rápidos. Y menos fuertes en lo que se refiere al olor. Tardas 10 segundos en calentar el clavo y poner un poco de dab encima. Tardaría unos cuantos minutos en llenar la pipa y fumármela también. Me gustan los dabs a baja temperatura, y cuando fumo planta sencillamente me sabe a quemado. La verdad, intento mantenerme lejos de los cogollos porque me parece que la materia vegetal encubre mis terpenos. Me gusta vaporizar los cogollos, no fumármelos. Creo que fumar planta es una cosa del pasado. Vaporizar y los concentrados son el futuro, ya que es más limpio si se hace bien. Todo por el calentamiento global y la huella de carbono, ¿no? ”

Su última frase plantea una cuestión interesante. La huella media de carbono de un porro hecho con cannabis cultivado en interior es sorprendentemente grande; casi un kilo de emisiones de CO2, o el equivalente a una bombilla incandescente de 100 vatios durante 17 horas. Estas cifras también pueden aplicarse al cannabis cultivado para producir extracciones. Sin embargo, esta es una ecuación más difícil de calcular, con porcentajes de retorno de entre el 6% en el caso de los restos de la poda y el 20% en el de los cogollos, ya que las extracciones pueden producirse a partir de los restos de la poda y de otros materiales vegetales que no se fuman, además de a partir de cogollos. La cantidad de extracción obtenida del proceso varía mucho dependiendo de factores como dónde se cultivaron las plantas, la edad que tienen, y el tiempo que han estado en el disolvente. El propio disolvente, por lo general, butano, y la energía necesaria para el proceso de extracción también contribuyen al coste de carbono de las extracciones. Aún no está claro si el usar cantidades de extracción más pequeñas necesarias para la misma subida, o efecto cerebral, es suficiente para compensar el coste adicional de producirla. (¡Comparte tu opinión sobre este tema en los comentarios!)

¿Existe una brecha de edad en la cuestión del dabbing?

 Algunos de los comentarios parecen indicar que el dabbing se ve como algo más propio de las generaciones más jóvenes:

De D.B. – “Creo que es una moda. Se ha popularizado mucho y muy rápido, sobre todo entre los más jóvenes. La verdad es que casi todo el mundo solo quiere fumar cogollos. Por lo menos, yo sí. No es más que mi opinión. Buenos humos.”

De Marijuana and More – “Parece que a los más jóvenes les gusta el dabbing…demasiado fuerte para mí, ¡me quedo con los cogollos! ¡No va a llegar a ningún sitio!”

De Howard C. Reaves  – “¡Voy a fumar porros siempre! Me gusta un dab de vez en cuando, pero no como un medio para colocarme todos los días. No hay nada como degustar un buen porro. Los porros también son una cosa más social. No hay nada como andar con tus colegas y fumarte un porro o canuto en una tarde soleada. No te puedes relajar igual que cuando le das al dabbing, o qué narices a lo mejor sí puedes. Yo y mis colegas, creo que somos más de la vieja escuela.”

Un rig, que se utiliza para el dabbing de extracciones de cannabis
Un rig, que se utiliza para el dabbing de extracciones de cannabis

 

A otros les ha desanimado el equipo necesario, una opinión que ha tenido eco en otros artículos, tanto en este blog como en otros, que señalan el desafortunado parecido entre el dabbing y fumar crack:

D.P. – “No necesito comprar ningún “rig “, ni un soplete, ni herramientas. Qué le den a todo eso. Tengo un grinder y tres piezas, bonitas y asequibles, de distintos métodos. He probado dos veces los dabs, no me ha parecido para tanto bombo.”

G.M.M. – “Te ahorras problemas pasando de los dabs ”

G.R. – “Me vale con el bueno y clásico porro de verdad, no he probado el dabbing, no me interesa la verdad, por qué arreglar lo que no está roto digo.”

Sin embargo, un montón de fans del dabbing de diferentes lugares del mundo están entusiasmados con su futuro, ¡y también con su presente!

R.V. – “Más bien la tendencia del futuro. Incluso en un estado medicinal como Michigan, no todo el mundo lo ha probado todavía a no ser que conozcan a alguien con una tarjeta o tengan acceso a través de alguien que la tenga.”

K.C. – “No, acaba de empezar aquí en Irlanda ni siquiera había oído hablar de ello antes, hasta que mi buen amigo me dio 1 me encanta.”

C.T. – “Ni de coña, está aquí para quedarse – y espero verlo evolucionar.”

T.L. – “No, acaba de empezar.”

¿Qué piensas del dabbing? ¿Se convertirá en el principal método de consumo, u ocupará un lugar junto a fumar, vaporizar y los productos comestibles como otra manera de consumir cannabis? ¿Es una moda pasajera, o será reemplazada por otro método hasta ahora insospechado que será aún más fuerte y más eficaz? ¡Cuéntanoslo en los comentarios! Por ahora, la última palabra la tiene el usuario de Facebook M. A., que resume el verdadero espíritu del consumo de cannabis:

“Colocarse con cannabis no es “una cosa del pasado”, no importa cómo lo hagas. … Creo que es una cuestión de preferencias, si quieres darle al dabbing, entonces dale al dabbing. Si te gustan los productos comestibles, pues cómelos… Si quieres fumarte un porro, entonces líate uno bien gordo, no critiques a la gente por sus preferencias…”. ¡Bien dicho! Al fin y al cabo, somos una comunidad en la que todo debe girar en torno a la tolerancia.

FUENTE Scarlet Palmer  Sensi Seeds

Sobre Redacción CULTURA CANNÁBICA

Portal informativo y activista sobre la cultura del cannabis por todo el mundo, dedicado a la liberación de la marihuana. Licencia de Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 2.5 de Creative Commons. redaccion{@}culturacannabica.es

También puedes ver

Psiquiatrizados – Editorial de Cañamo #227

Una noticia de la pasada primavera difundía el caso de la detención de una mujer …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas