Home / Cine / Control social: Cine y prohibicionismo

Control social: Cine y prohibicionismo

En 1934 la Asociación de Productores Cinematográficos de Estados Unidos creó el Código Hays, un reglamento que indicaba lo que podía ser exhibido en una película y lo que no.

El código condenaba las producciones que “rebajaban el nivel moral de los espectadores” y prohibía un listado de actitudes; entre ellas el consumo o la venta de drogas. En ninguna película podía aparecer un individuo fumando un porro (para no rebajar el nivel moral de los espectadores), aunque sí podían aparecer hombres acribillados a balazos, negros haciendo siempre de delincuentes, indios despanzurrados o mujeres siendo abofeteadas por un galán adicto al tabaco. La figura más representativa del cine de contenido “moralizador” fue Dwain Esper, un americano medio que, sin tapujo alguno y haciendo gala de un desenfado digno de galardón, dirigió en 1936 un film cuyo título fue simplemente “Marihuana” (para que a ningún espectador se le ocurriera preguntar “de qué va esta película”). Esper aprovechó los aires moralizadores de la época manifestando en el film su idea de la peligrosidad que representaba el consumo de marihuana.

Fue al año siguiente del estreno de “Marihuana” cuando en los Estados Unidos se prohibió el consumo de cannabis con el soporte de una fuerte campaña propagandística de la que Esper fue estandarte. En 1938 el francés Louis Gasnier dirigió “Reefer Madness” o -en español que suena más ocurrente y divertido- “El porro de la locura”. Esta película, financiada por la Iglesia Católica para alertar a las familias acerca del riesgo de fumar cannabis, fue comprada por Dwain Esper para ser distribuida en el circuito del cine exploitation, tal como se definía por aquella época a las producciones que se salían de toda norma y código. Esper reeditó la cinta y le dio un giro con el que la Iglesia estuvo de acuerdo. La idea era demostrar que la marihuana conducía a la locura. Para ello, el film muestra a unos jóvenes que luego de fumar un porro se transforman en asesinos despiadados, violadores de ancianas, organizadores de orgías, terroristas y ladrones de automóviles; todo esto al mismo tiempo y como consecuencia de haber fumado un porro.

En 1958 se estrena “Touch of Evil (El Toque del Diablo), filme en el cual la marihuana aparece nuevamente como detonante de actos aberrantes. “La intención era crear la idea de que el consumo de esta droga era asunto de gentes de la peor calaña”, recuerda el historiador de cine John J. Taylor. Sin embargo por aquellos tiempos, cuando Hollywood se ocupó del tema marihuana, no fue siempre para desinformar o generar falsas ideas, sino también para responder los requerimientos del poder. Ejemplo de esto es “Hemp for Victory” (Cáñamo para la victoria), cortometraje realizado en 1942 en el cual se auspiciaba el cultivo para fabricar productos textiles, ya que debido al conflicto bélico en Europa, las fibras industriales escaseaban y la única manera de suplantarla sin mayores costos era la utilización del cáñamo. Pero fiel a su estilo, finalizada la guerra el gobierno de los Estados Unidos negó la existencia de dicho cortometraje.

Sobre Redacción CULTURA CANNÁBICA

Imagen de perfil de Redacción CULTURA CANNÁBICA
Portal informativo y activista sobre la cultura del cannabis por todo el mundo, dedicado a la liberación de la marihuana. Licencia de Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 2.5 de Creative Commons. redaccion{@}culturacannabica.es

También puedes ver

Cómo probaban los científicos la marihuana en los viejos tiempos

La historia de la marihuana y la farmacia, como dispensario de drogas, tiene una historia …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Ir a la barra de herramientas